martes, 16 de octubre de 2007

Octubre


Uno de los ficus de la Alameda de Cádiz.


El rey Carlos III promulgó una Real orden para que se crearan en el sur de España estufas (invernaderos) y jardines botánicos en los que poder aclimatar las plantas que se traían de las expediciones científicas, sobre todo de América (pero también de Asia y Australia). Quería el rey tener una muestra completa en el Jardín Botánico de Madrid, pero como las expediciones a veces retrasaban su regreso y volvían cuando ya había llegado el frío, era frecuente que los ejemplares murieran en el trayecto del puerto a la capital.
Cádiz tiene una rica flora de procedencia exótica por este motivo. Tal vez los ficus de la Alameda procedan de esquejes de ejemplares originalmente plantados en el Jardín Botánico del Real Colegio de Cirugía de Cádiz, hoy Facultad de medicina, o en alguna estufa local (otros jardines y estufas fueron los que se crearon en Sanlúcar de Barrameda y El Puerto de Santa María).
Muchas de las plantas que hoy se conservan en Cádiz fueron traídas por la gaditana Sociedad Económica de Amigos del País, de origen ilustrado.

Gigantes del pasado, texto de Ana Sofía Perez-Bustamante para el almanaque de 2007 de Cadigrafía

4 comentarios:

Gonzalo Höhr dijo...

Te creías que la camiseta te la iba a dar gratis? Pues no, era acambio de un almanaque... así que si tienes uno, guárdamelo please. Yo estoy en Barcelona hasta el próximo mes pero te lo recordaré cuando vuelva...
Un abrazo.

William De Baskerville dijo...

Increible!, parece el pie de un gran Rex.

Me gustan esas fotos donde ademas de parecer lo que parecen, hacen que tu imaginación divage.

Saludos!.

Maria dijo...

Me encanta esta foto, Julio.
Tan solo verla pensé, me encantaría tenerla en el salón de casa.

Un saludo,
María
http://www.laislaesmeralda.com

Anónimo dijo...

Entre esos pliegues me escondía de pequeña, a pesar de los gritos de mi madre que me decía que ahí se meaban los "drogaditos". A mí eso no me importaba. Me sentía segura, y descrubría todo un mundo de pequeños insectos, larvas y demás bichitos. A veces daría cualquier cosa por ser tan pequeña que cupiese de nuevo entre esos pliegues. Preciosa foto, Juli.

Decía el maestro Cartier-Bresson:

Para mí, la fotografía es situar la cabeza, el corazón y los ojos en la misma línea visual. Es un estilo de vida.

y tambien se le atribuye esto otro:

He visto fotos tomadas por un mono con una Polaroid. No están mal, no están mal del todo.

Desafortunadamente hay demasiados monos sueltos...


Este blog no pretende ser un referente de nada, ni siquiera de fotografía (terreno en el que más cómodo me siento).
No es una galeria de fotos, ni una exposición virtual y por supuesto no contiene ningún portfolio. Es tan sólo un lugar que me permite divertirme y conjugar (jugar con) mis aficiones favoritas: La fotografía, el cine, la música, la literatura... y la (buena) vida.

Se ha producido un error en este gadget.

Ultimos comentarios.

Suscríbete

  • Subscribete via RSS!

Blogs amigos actualizados

Estoy leyendo:

Estoy leyendo:

Mojate

Visitas